EL PEDĺATRA RECOMIENDA

10 recomendaciones para garantizar protección, seguridad, confort y tranquilidad para ti y tu hijo.

  • Usar siempre la sillita de forma correcta, incluso durante los viajes breves. El uso efectivo, continuado y correcto de la sillita para automóvil no sólo significa respetar una norma legal sino representa, antes que nada, un gesto de amor y protección de los padres hacia sus hijos.
  • Elegir la sillita más apta para las exigencias del niño dependiendo de su peso y su morfología:

    La sillita debe utilizarse ya a partir del primer viaje del recién nacido, desde el hospital donde nació hasta casa. Existen diferentes tipos de sistemas de retención aptos para los niños más pequeños: el capazo para el recién nacido, posición horizontal, siempre recomendable, sobre todo en los recién nacidos con peso reducido o la clásica sillita/portabebés equipada posiblemente con mini-reductor para una correcta posición de la espalda. Al superar los 6 kg de peso, el recién nacido puede también viajar sin mini-reductor.
    leer más.. Las sillitas del Grupo 0+, de 0 a 13 kg, deben utilizarse en el sentido contrario al de la marcha para reducir los efectos negativos sobre el cuello ante un posible choque. Esta posición es la más segura y es recomendable mantenerla durante el mayor tiempo posible aunque, a partir de los 9 kg, el niño pueda teóricamente acomodarse ya en las sillitas del grupo 1 (de los 9 a los 18 kg). Por tanto, en el grupo de peso de entre los 9 a los 13 kg, el niño puede viajar en ambos tipos de sillitas pero si el niño no muestra señales de intolerancia es preferible que viaje aún en la sillita 0+ en el sentido contrario al de la marcha. En cierto momento, el niño intentará girarse con insistencia hacia la carretera debido a su curiosidad o a la molestia de que sus pies empiecen a tocar el respaldo. Este es el momento en que es necesario pasar a la silla del Grupo 1. Este tipo de silla debe utilizarse preferentemente sobre el asiento trasero, del lado de la acera o en la posición central.
    Algunos modelos de sillas de los grupos 1 y 2-3 brindan la oportunidad de reclinar al niño durante el sueño para permitir una posición más cómoda de la cabeza. Existen también almohadas especiales para posicionar alrededor del cuello que deben ser muy finas en la parte posterior debido a que un excesivo espesor puede causar efectos negativos sobre el cuello en caso de accidente.
  • Controlar siempre que la silla esté instalada correctamente según las indicaciones descritas en el manual de instrucciones y guardar el manual para futuras referencias.
  • Es recomendable siempre, que el niño suba y baje del lado de la acera. Por consiguiente, es oportuno instalar la sillita a la derecha y preferiblemente en el asiento trasero.
  • Recordar desactivar el airbag delantero si se instala una sillita del grupo 0+ al lado del conductor, y controlar también los asientos traseros si el coche dispone también de airbags laterales. La activación del airbag representa para el niño un impacto muy violento y, por este motivo, extremamente peligroso.
  • Durante el viaje no desabrochar ni siquiera temporalmente los cinturones y no quitar al niño de la sillita por ningún motivo. Si llora o es necesario alimentarle o cambiarle, pararse. No dejar nunca al niño sin vigilancia en el automóvil, ni siquiera durante pocos minutos: llevarlo siempre con uno mismo.
  • Por motivos de seguridad es necesario evitar dar de comer al niño durante el viaje, especialmente polos u otras golosinas que tengan palito de agarre. En caso de accidente o de frenazo brusco, podrían herirlo y obstaculizar su aparato respiratorio.
  • Cuidado también en los objetos que se utilizan para entretener al niño durante el viaje, pueden resultar peligrosos en caso de frenado o accidente. Es preferible utilizar juguetes blandos.
  • También es importante no transportar en el automóvil objetos sueltos que en caso de frenado puedan golpear accidentalmente al niño.
  • Si el coche ha permanecido estacionado bajo el sol durante un período largo de tiempo, controlar que la sillita no queme antes de acomodar al niño.

Reflexionar sobre los riesgos implicados para los niños por los comportamientos incorrectos de los adultos y considerar estas sencillas normas de buen sentido como una contribución importante para la seguridad y la salud de tus hijos.




Artsana S.p.a. — Copyright 2012 — partita iva 123172744583945 — info@artsana.it